EL EQUINOCCIO DE MARZO

https://es.wikipedia.org/wiki/Equinoccio 
 
En esta vista se muestran los dos equinoccios como la intersección del ecuador celeste y la eclíptica. El Sol, en su aparente movimiento por ésta, está al norte o al sur del plano ecuatorial, causa de la sucesión de estaciones. Astronómicamente, el primer punto de Aries es una referencia fundamental.
 
La palabra equinoccio simplemente significa “igual noche”, y se refiere a que el número de horas en que el Sol se encuentra por encima del horizonte es de 12, con lo que estará debajo por otras doce horas. Es decir noche y día son iguales.
 
Astronómicamente, el Sol se encontrará cruzando el Ecuador Celeste, que es la proyección del Ecuador Terrestre hacia el espacio, por lo que se tiene  un punto fácilmente identificable en el cielo, puesto que se puede  trazar con gran precisión el recorrido del Sol por el cielo, lo que comúnmente se llama  eclíptica.
 
El observador terrestre, que no cuenta con mayores instrumentos ni datos para determinar el paso del Sol por el ecuador, también puede decir, con gran precisión, cual es, al menos el día del equinoccio, solo necesita tener bien registrados los puntos cardinales de su horizonte, y cuando el Sol salga exactamente, (o casi exactamente) por el Este, habrá llegado el día del equinoccio.
 
De hecho, es más fácil determinar los días de los equinoccios que aquellos que corresponden a los Solsticios. Para entender esta afirmación, se debe entender primero algunas cosas.
 
El acimut, es una medida angular que se toma sobre el horizonte, si los grados son sexagesimales (de 0° a 360°) el cero corresponderá al Norte, el 90° al Este, 180° al Sur y 270° al Oeste. Como resultado de la oblicuidad (esta palabra en astronomía significa: El ángulo que forma la eclíptica con el ecuador) de la Tierra, que es de 23.5°, el punto sobre el horizonte en el cual sale el Sol irá variando entre el acimut 66.5° y 113.5°, siendo estos extremos precisamente los correspondientes a los solsticios y 90° de acimut para los equinoccios. 
 
Ahora démosle una mirada a la tabla de los acimuts de la Salida del Sol para algunos días seleccionados.
 

N.º de día

marzo

junio

septiembre

diciembre

18

91.35°

66.62°

87.73°

113.36°

19

90.96°

66.60°

88.12°

113.39°

20

90.56°

66.58°

88.5°

113.41°

21

90.17°

66.57°

88.89°

113.43°

22

89.77°

66.56°

89.28°

113.44°

23

89.38°

66.56°

89.67°

113.44°

24

88.98°

66.57°

90.06°

113.43°

25

88.59°

66.59°

90.45°

113.42

 
Por simple observación, queda claro que el equinoccio de marzo (para el año que correspondan estos datos) será el 21 de ese mes, el solsticio de junio, será el 22 o el 23 de junio, el equinoccio de septiembre el 24 de ése mes y el solsticio de diciembre, el 22 o el 23.
 
Podemos ir más allá, y ver las diferencias en los días en torno a los equinoccios, la diferencia es de unas 40 centésimas de grado (el Sol subtiende un ángulo de 50 centésimas de grado) con lo que casi un diámetro solar se habrá desplazado el Sol de un amanecer al otro.
 
Mientras que en los días próximos a los solsticios la diferencia es de apenas una o dos centésimas de grado, con lo que el Sol saldrá prácticamente por el mismo lugar en varios días, haciendo imposible determinar con absoluta precisión (si sólo se cuenta con estas observaciones) el momento del Solsticio.
 
A lo mejor por esto, es que en la edad media, en varias partes de Europa se optó por tomar el mes de marzo como el inicio del año. Más allá, el calendario Romano original, que era una adaptación de los calendarios griegos tomaban a marzo como el inicio del año (el inicio del año lo marcaba la Luna Nueva justo antes del equinoccio de marzo), Babilonios, Asirios y otras antiguas civilizaciones tomaban también diferentes momentos del mes de marzo como el inicio del año.
 
Tal vez el ejemplo actual más importante sea el del Calendario Solar Hijri, que es el calendario oficial de Iran y Afganistan.
 
En este calendario, se toman en cuenta los medios días de dos días consecutivos, uno antes y el otro después del momento en que el Sol cruza la línea del Ecuador, el día anterior será el último del año que finaliza y el siguiente será el primero del año. Con lo que se tiene un calendario basado en la observación, el cual es inherentemente preciso, sin la necesidad de la adición de reglas para que coincida con las estaciones (como hacemos nosotros para que nuestros calendarios no pierdan su sincronía con las estaciones). Claro que en la actualidad se calculan las efemérides astronómicas, con el fin de tener perfecta noción de la longitud del año al momento en que inicia, de todas maneras los Iraníes (Persas) tienen desde hace siglos las habilidades para realizar estos cálculos.
 
Este calendario fue establecido como el calendario oficial de Iran en 1925, y es una simplificación del Calendario Jalali, que fue establecido en 1079, lo que lo hace uno de los calendarios más antiguos y precisos de uso hoy en día.
 
 
Los diferentes puntos de la Salida del Sol, en los solsticios, los extremos Norte y Sur, y los equinoccios, casi en el Este. Para un observador en el centro de la Ciudad de La Paz, durante el equinoccio, el Sol no está exactamente en el Este debido a cuando lo vemos, por la topografía de La Paz, no es precisamente el momento del amanecer astronómico, en ese momento debería estar a la altura de la letra E que marca el Este. (prácticamente estaría encima).
 
Autor: 
Lic. Rubber Muñoz Sánchez (Técnico del Planetario Max Schreier de la UMSA)
Fuente: 
Planetario Max Schreier de la UMSA)
Fecha: 
04/02/2018