UN VISITANTE DE LAS ESTRELLAS

     Representación artística de Oumuamua, sobre la base de varias
     observaciones, se determinó que tiene una forma altamente alargada
     midiendo unos 400 metros de largo por 40 de ancho, con un color rojizo
     bastante obscuro.
     Imágenes proporcionada por el Lic. Rubber Rubber Muñoz Sánchez
     (Técnico  del Planetario Max Schreier de la UMSA).
 
El 19 de octubre de éste año, Robert Weryk, con el telescopio Pan-STARRS1 registraba un objeto que se encontraba a solamente a 0.2 Unidades Astronómicas de nuestro planeta. Originalmente se lo clasificó como un cometa, pero después de una semana se pudo evidenciar la ausencia de vapor y/o gases a su alrededor, por lo que se lo tuvo que reclasificar como asteroide.
 
El objeto presentaba algunas intrigantes características; su elevada velocidad, su trayectoria, el plano en el que se movía con respecto a la eclíptica, su reducido albedo, que hicieron sospechar casi desde el principio que se trataba de un objeto cuyo origen se encontraba más allá del Sistema Solar.
 
Una de las primeras pistas del posible origen del objeto surgió de la órbita del mismo. Los objetos, sean planetas, cometas, asteroides se mueven en tres posibles trayectorias, elípticas, parabólicas o hiperbólicas, las últimas dos son trayectorias abiertas en las cuales un objeto que las siga realizará un solo paso por las proximidades del Sol, y después se perderá en el espacio.
 
No es raro encontrar asteroides y cometas con órbitas abiertas, las cuales fueron causadas por la interacción del objeto con otro, (no necesariamente tenemos que imaginarnos un escenario cataclismo en el cual dos objetos colisionan y los fragmentos resultantes salen despedidos en erráticas trayectorias. Mas bien, en la mayoría de los casos, la proximidad es suficiente para que la gravedad actúe entre los cuerpos y los mismos modifiquen sus trayectorias), condenando, a por lo menos uno, al exilio del Sistema Solar.
 
Por su parte éste objeto se mueve en una trayectoria altamente hiperbólica (de hecho la mayor registrada) y en un plano casi perpendicular al de la Eclíptica.
 
La velocidad también despertaba sospechas, reconstruyendo la órbita, sobre la base de varias observaciones, resulta que cuando se encontraba a la distancia a la que se encuentran los objetos del cinturón de Kuiper (unas 500 veces más lejos del Sol que la Tierra) el objeto se movía a 26 km/s con respecto al sol, la cual sobrepasa con mucho a los objetos de ésa región.
 
Todo esto llevo a que nuestro objeto tenga que llevar, en un corto periodo, tres designaciones, primero se lo clasificó como cometa C/2017 U1 (la U nos indica la quincena en la cual fue descubierto, en este caso la primera de octubre), casi una semana después como asteroide A/2017 U1, y finalmente como el primer objeto de fuera del Sistema Solar 1 I/2017 U1, la I por “Interestelar”.
 
Finalmente, el 14 de Noviembre, la Unión Astronómica Internacional le otorgó el nombre oficial de “Oumuamua” que en la lengua que se habla en Hawaii significa “El primer mensajero que arriba de lejos”
 
Representación artística de Oumuamua, sobre la base de varias observaciones, se determinó que tiene una forma altamente alargada midiendo unos 400 metros de largo por 40 de ancho, con un color rojizo bastante obscuro.
 
Autor: 
Lic. Rubber Muñoz Sánchez (Técnico del Planetario Max Schreier de la UMSA)
Fuente: 
Planetario Max Schreier de la UMSA)
Fecha: 
12/07/2017
Contacto: 
Website 2: https://es.wikipedia.org/wiki/Planetario_Max_Schreier